+ Responder tema
Resultados 1 al 8 de 8

Tema: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

  1. #1
    Principiante tezcatlipoca12 es simplemente muy agradable tezcatlipoca12 es simplemente muy agradable Avatar de tezcatlipoca12
    Fecha de ingreso
    24 jul, 12
    Mensajes
    56
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    7

    Predeterminado Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos




    Nota: primero que nada quiero agradecer a
    dx300 y eliteweb Por responder a mi llamado de ayuda de forma rápida y desinteresada, gracias a ustedes chicos la saga sera subida de nuevo

    Por otro lado quiero aclarar que este capitulo es continuación directa del capitulo de la vídeo llamada, como comente jugare con las temporalidades, de ahora en adelante el titulo incluirá entre paréntesis la edad que mari tenga en ese capitulo seguido de el numero secuencial del capitulo, perdón por las tardanzas y nada ojala lo disfruten, espero sus comentarios y valoraciones, saludos.


    Siempre me pregunté qué tan en serió me decías eso de " consigue un novio que te acompañe, yo no me enojare".

    Pero hasta hace unos días no creía que fuera a ser así, sin embargo tomaste mi confesión bastante bien.

    A decir verdad, el ver cómo te masturbabas, aunque fuera en video llamada, mientras yo te contaba una de mis aventuras, me excito mucho, pero sobre todo me pareció liberador.

    Pero aún así no me siento expiada de mis penas, no amor, hay algo que debo decir y no me atrevo a hacerlo de frente, por eso te escribo este correo.

    Lo que debo decirte, arriesgándome a que me odies, es que he estado con otros hombres antes de venir a este país, antes incluso de vivir en la ciudad de México, en el pueblo donde nos conocimos y ya después de tu estancia de 6 meses, en la que me enamoraste y me enseñaste tantas cosas, donde me hiciste tuya casi matándome de placer a punta de incontables orgasmos...desde entonces te fui infiel.

    Y lo digo así, porque pesé a que tú siempre tuviste a tu novia (ahora esposa) yo te juré esperarte, ser siempre y solo tuya, por ese juramento que hice, sé que te traicioné.

    No sé cómo lo tomarás pero quiero contártelo todo.

    Fue después de que te fuiste la primera vez, cuando pasamos casi un año sin vernos.

    Debes entender qué para mí fue muy difícil quedarme sin ti, te extrañaba de muchas formas distintas, sobre todo en lo sexual, pues me tenías acostumbrada a recibir placeres diario.

    Como tú me enseñaste me masturbaba varias veces al día, pero no era suficiente, necesitaba sentirte.

    Y todo se empeoraba por mi cercanía con Julia y Ricardo, esos dos aprendieron muy bien de ti.

    Sobretodo Ricardo, fue como si le hubieras soltado la correa a un perro salvaje, el chico no dejaba de cogerse a su hermanita como poseso, ambos aprovechaban los turnos de noche de su madre para hacerlo como conejos toda la noche.

    Julia se encargaba de mantenerme al tanto, no porque yo le preguntara, solo quería presumir, lo bien que la pasaba con su hermano, mientras yo sufría por no tenerte cerca.

    Llego un punto en que yo me acariciaba la conchita mojada por las noches, pensando que la maldita Julia estaba siendo bien atendida por su hermano, mientras yo sufría, pasó sin querer pero de pronto la verga por la que me acariciaba, era la de Ricardo.
    Pues de cierta forma era la que tenía a mano y yo sabía que de querer, podía ser mía sin problemas, pues era muy obvio que él me deseaba.

    Estaba una tarde en casa de julia, solo estábamos las dos jugando a las cartas, cuando llego Ricardo y se unió al juego pero poniendo una regla nueva, el que perdiera debía quitarse una prenda.

    Pensé que julia se opondría, pero ella estuvo de acuerdo, me dijo que así jugaban siempre entre ellos, creo que ya lo tenían todo planeado y yo caí en su juego.

    Pocos minutos después ya estábamos los tres semidesnudos, Ricardo nada tonto desde el principio se quitó los pantalones con todo y calzón dejando tentándome con su muy dura herramienta.

    Por más que me forzaba a no verla, no podía y hasta me empape completamente, su verga me tenía cautivada.

    -¿Se te antoja mucho verdad? Me pregunto Ricardo cuando Julia fue al baño.

    - Debes extrañarlo, pero Mari, si el no está puedes usar este pene, julia te lo presta, dijo parándose junto a mi dejando su verga frente a mi cara.
    Pensé que no debía, que yo era tú putita y solo debía chupártela a ti, pero mientras pensaba esto, mi boca se abrió sola y cuando estaba a punto de rodear so roja cabeza con mis labios llego Julia.

    Pensé que se enojaría conmigo, pero en vez de eso, solo me aparto sin decir nada y se puso a mamarle la verga a su hermano a centímetros de mi cara.

    Tras chuparla, sentó a su hermano en el suelo y se montó en su verga, me sorprendió que su delgado cuerpo soportara sin problemas la vergota dura y caliente de Ricardo, Julia lo cabalgaba con velocidad, empalándose por completo.

    Ricardo jadeaba viéndome a los ojos, se acostó en el suelo y me invito a sentarme en su cara, eso hice sin dilación.

    El acostado boca arriba, con su hermana cabalgándole la verga y yo moviendo mi culo sobre su cara, las dos estábamos de frente sonriéndonos dejando que Ricardo nos diera placer con la boca y la verga.

    Cuanto había mejorado Ricardo en comparación a la vez que me la chupo frente a ti, esa vez no me gustó solo me deje porque tú me dijiste, pero esta ocasión tuve un buen orgasmo mientras le aplastaba la cara con mis nalgas.

    Cuando me vine, salí corriendo de la casa muy apenada y decepcionada conmigo misma.

    Pero pesé a eso no fue la última vez, una semana después me descubrí en la misma situación, Julia y yo de nuevo cabalgando la verga y bica de Ricardo.

    La tercera vez ya no solo él me chupo, Julia y yo arrodilladas frente al mamamos su muy dura verga, turnamos nuestras boquitas en su verga y testículos, mamamos como putas, me ti la verga de Ricardo hasta el fondo mientras me masturbaba.

    Ricardo eligió mi boca para venirse y así probé por vez primera el semen de otro hombre.

    Ricardo enloqueció me acostó en el suelo y quiso penetrar mi vagina, ya no era virgen, tú ya la habías llenado de leche muchas veces y por eso era tuya y no dejaría que él me lo hiciera, le dije que se detuviera, pero no me escucho, cuando su cabeza encontró mi cuevita, tuve que golpearlo en la cara para que no me violara.

    Salí enfurecida y no les volví a hablar en un tiempo, por eso la segunda vez que tú viniste al pueblo, ninguno de los dos se nos acercó.
    Volviste, al fin después de tantos meses sin ti, te tuve es nuevo y que bien la pasamos, me chupaste y me cogiste deliciosamente y yo no me casaba de mamártela, de beber tu semen con la boca y la vagina.

    Te viniste muchas veces en mí, pero no nos preocupamos gracias a las pastillas que me diste, pues yo ya tenía mi periodo.

    Siempre agradeceré haber iniciado mi vida sexual contigo, me cuidaste de muchas formas y por eso no termine embarazada, como otras, como Julia.

    Pero te fuiste de nuevo, ibas y venias todo el tiempo y yo sufría sin ti.

    La última vez te fuiste casi dos años, dejándome a mí con 13 años esperándote.

    En aquel entonces me di cuenta que mi culo, que ya no era el de una niña, no solo te enloquecía a ti, muchos hombres lo deseaban y trataban de seducirme.

    Julia, que también se había convertido en una linda adolescente, había vuelto a ser mi amiga.

    Ella y su hermano sufrían mucho, como ambos pasaban todo el tiempo juntos, pues se amaban, y ninguno había tenido un noviazgo, habían despertado los chismes del pueblo, cochinos incestuosos les decían.

    La señora Ester, incluso se agarró a golpes con una señora en el mercado cuando la última le gritó que sus hijos se irían al infierno por cerdos. El escándalo era enorme.

    Julia me pidió con lágrimas en los ojos que les ayudara, el plan era que ella conseguiría novio, pero como Ricardo no le hablaba a ninguna chica, me pedían que yo fingiera ser su novia.

    La idea no me gusto y menos le gusto a mi abuela, pero finalmente Ricardo y yo nos hicimos "novios"

    Algo bueno saque de eso, pues Ricardo fue el "ganon" decían en el pueblo, el que logro enamorar a María la culoncita, porque así me decían los imbéciles.

    Pero gracias a eso deje de ser asediada por todos los hombres del pueblo.

    Y la verdad no la pase mal, Ricardo había madurado y estaba perdidamente enamorado de su hermanita, por lo que todo lo que hacíamos era caminar de la mano por el pueblo, para que todos nos vieran y el plan funcionó, los chismes del incesto se detuvieron, solo yo sabía el amor y la pasión entre ellos.

    Un día la abuela me dijo algo muy extraño, ella ya estaba muy mala de salud en ese entonces.

    - ¿De verdad quieres estar con Ricardo? Me pregunto

    -si ¿por qué?

    - pues como tú y el joven que vivió aquí con nosotros están muy enamorados, siempre pensé que un día vendría y te llevaría con él, me dijo con una sonrisa pícara.

    Decidí no profundizar en el tema, solo le devolví la sonrisa y le dije que no se preocupará, que algún día tú y yo estaríamos juntos.
    -Eso espero, los amantes no deben estar separados, contesto.

    Me puse muy nerviosa y salí del cuarto, pero mira, quien sabe que tanto sabía la abuela de lo nuestro.

    Mi noviazgo fingido con Ricardo, fue eso, hasta la fiesta del pueblo, todos bebían y yo pase toda la noche con el bailando y riendo, haciendo mi papel.

    En un momento el me pidió que lo acompañara en su camioneta a comprar más cerveza, fuimos pero de regreso, se estaciono en un descampado, platicamos y tomamos unas cervezas, para cuando me di cuenta, su mano me masturbaba bajo la falda.

    Me puse muy cachonda y sin poder controlarme me agache y le mamé la verga, que me supo deliciosa a falta de la tuya.

    La chupe con delicia, mientras el jadeaba, luego sin preguntar me puso en cuatro y me la metió, la verdad me cogió muy rico, me vine dos veces.

    Y el muy idiota casi se viene dentro de mí, por suerte me moví para sacarla y se vino en mis nalgas.

    - nooo, me dijo, eres mi puta y me debes dejar venirme dentro de ti como julia.

    Le di una bofetada, le dije que estaba muy borracho y que me llevara a la casa, el regañado me llevo.

    Pero el que pensara así como esa noche tuvo sus consecuencias, una semana después el pueblo se enteró que Julia estaba embarazada y Ricardo escapo a estados unidos.

    Regreso 4 meses después, lo encontré fuera de su casa.

    - vine por mi esposa e hijo, fue lo único que dijo al entrar.

    No sé qué habrá pasado en esa casa, no sé si éster supo de sus hijos, pero a la mañana siguiente ambos se habían ido a Estados Unidos y no volví a saber de ellos.
    Me gustaría, poder decir que solo lo hice con Ricardo, pero no, un par de meses después de que ellos se fueron, entre a trabajar a una farmacia de un pueblo cercano, para ayudar con el pago de las medicinas de mi abuela.

    La pobre ya estaba en las últimas y de hecho mi mama estaba viviendo con nosotras, para cuidar de ella.

    Me enamore perdidamente del hijo del dueño de la farmacia, el solo tenía 2 años más que yo y desde el principio él también se enamoró de mí.

    Me daba regalos y era muy atento conmigo, un par de semanas después de que nos conocimos ya éramos novios y la verdad disfrute mucho de nuestra relación, aunque fue muy corta.

    Un día estábamos acomodando las medicinas del almacén, subí a una pequeña escalerilla para arreglar algo mientras él me detenía, cuando vi de reojo como el pobre con los ojos desorbitados me veía las nalgas por debajo de la falda, al principio me puse nerviosa, pero él me gustaba tanto y yo necesitaba de un pene, que decidí aprovechar la oportunidad.

    -¿Qué tanto miras cochinote? Le dije sonriendo

    El pobre su puso rojísimo y muy apenado me contesto.
    -Perdón María, es que me gustas mucho, me gustan tus nalgas grandes y deliciosas y no pude evitar la tentación de verte, todo esto lo dijo mientras permanecíamos en la misma posición.

    -¿A, si? ¿Y qué te gustaría hacerles a mis nalgas?

    -Pues me gustaría agárralas, lamerlas y meter mi pene en ellas, me dijo todavía muy nervioso

    - Ha, pues a ver ¿Cómo las agarrarías? Le dije mientras ponía mi culo en pompa dejándole el camino abierto

    El dudo, como que no se lo creía, pero metió las manos en mi falda y masajeo a placer mi culo, poniéndonos muy cachondos a los dos.

    Con una mano en cada nalga, me las separaba dejando a la vista mi tanguita naranja, el movimiento de abrir-cerrar, era tan fuerte, que sentía como hasta los labios de mi vagina se separaban y estoy seguro que desde donde él estaba, podía ver el contorno de mi conchita asomar por los laterales de la tanga, junto con algún vello púbico, pues a mis 14 años mi vagina ya tenía su mata bien crecida y tú todavía no me enseñabas a depilarme.

    Aproveche uno de los momentos en los que tenía las nalgas y vagina abiertas de par en par, para con un rápido movimiento de mi mano, hacer a un lado la tanga y exponerle, mi almejita húmeda a pocos centímetros de la cara.

    -Dijiste que también querías chupar ¿No? Le dije mientras sacaba más el culo y bajaba un escalón de la escalerilla, poniéndole la vagina casi en la cara.

    Ante ese espectáculo, el dio un gemido de emoción y excitación y no tarde en sentir su juguetona lengua en mi vagina, chupo como si su vida dependiera de ello, hubo un momento donde saco la lengua y la mantuvo totalmente erguida, mientras yo moviendo mi culo de arriba abajo la introducía en mi cuevita, como si cabalgara una pequeña verga.

    Casi me vengo, pero necesitaba sentir su pene, baje de la escalerilla, me senté en una mesa y abriendo las piernas lo más que pude le dije.

    -Bueno, pues si te pones un condón, te dejare que la metas, para que así cumplas todos tus deseos.

    El sin rechistar y sin importarle que estuviera tomando la mercancía de la farmacia, abrió con rapidez una caja de condones y con mis instrucciones (pues tú me habías enseñado a poner un condón) se puso uno y antes de lo que canta un gallo, me la metió hasta el fondo.

    Como mi vagina, necesitaba sentir una buena polla dentro, me encanto que lo hiciera así, apenas se movió unas cinco veces dentro de mí y se vino, pero inmediatamente se puso otro condón y siguió martillando mi enrojecida conchita.

    Terminamos bañados en sudor y fluidos y habiendo usando las únicas dos cajas de condones que había en la farmacia.

    Por supuesto que eso lo hizo merecedor de una tunda de parte de su padre, pero me entere que el lo felicito cuando se enteró que los había usado conmigo.

    -Ese es mi hijo, cogiéndose a una ricura de vieja, le dijo.

    El problema es que un par de días después, el padre pensó que me podía chantajear, me dijo que si no quería que me denunciara a la policía por robarle los condones, tenía que compartirle del majar que se había comido su hijo, el viejo y gordo debía de haber visto mucho porno barato para pensar que ya con eso me tendría en su cama, pero supongo que el rodillazo que le propine en los huevos, le hizo darse cuenta de su error.

    Perdí el trabajo, pero gane un novio, cogimos un par de veces más, él decía amarme y que se quería casar conmigo y la idea me gustaba, pensé que lo amaba y que ya te había olvidado.

    Pero el día que me fue a dejar a la casa y al entrar mi mama me dijo que tu venias en camino para ver a mi abuela, me di cuenta de mi error, me di cuenta que te amaba y quería estar contigo, salí rápidamente de la casa y lo alcance, le dije que ya no podía estar más con él y que no me buscara, le puse de pretexto a mi madre.

    El pobre lloro y me pidió que no lo dejara, pero no acepte, sé que le hice daño y me siento mal por eso, pero yo quería estar totalmente libre para recibirte y ser tuya de nuevo, aunque solo fueron unos días.

    Volviste y de nuevo me hiciste el amor con pasión, sin saber que yo acababa de terminar mi noviazgo, pero ahogada en el placer de los orgasmos a los que me conducías con tu boca, manos y pene ni siquiera se me ocurrió decírtelo.

    Tu bien sabes que unos meses después, tras la muerte de mi abuela, me fui con mi mama a vivir a la ciudad de México, a tu ciudad, fui tan feliz esos años, al fin nos veíamos con frecuencia y teníamos sexo a raudales.

    A mis 15 años me introdujiste en el placer anal y me prometí que mi ano solo sería tuyo, aunque es una promesa que tampoco pude cumplir.

    Pero en la ciudad me di cuenta que mi cuerpo y sobre todo mis nalgas eran una maldición, eran un imán para hombres, que se querían aprovechar de mí, una inocente puberta pueblerina, trataron de muchas formas hacerme suya, pero teniéndote tan cerca, no había ninguna necesidad de hacerles caso.

    Hasta que cuando tenía 17 mi madre me trajo a vivir a Estados Unidos y ya te conté la primera vez que estuve con un hombre en este país.

    Así mi confesión, de cómo sucumbí en algunas ocasiones al deseo, todavía quedarían un par de encuentros que contarte, pero como ya fueron aquí no siento la carga tan pesada de los que te acabo de contar.

    Si tú quieres te lo contare, esos si ya de frente en la video llamada, que espero contestes y no estés enojado.

    Amor, entiéndeme por favor, no me odies, te mando en este correo tres archivos adjuntos, los dos primeros son las historias de cómo me desvirgaste por la vagina y ano, relatos que tú me pediste para ayudarte el tercer archivo es una foto de la parte de mi cuerpo que más te extraña y que te mando como disculpa, espero con ansias nuestra próxima llamada. Besos

    ¿Enojado? Tal vez en algún momento me dieron celos, pero mientras seguía leyendo el correo, primero me sorprendí, nunca pensé que Ricardo se atreviera a cogerse a mari a mis espaldas. Pero para cuando termine de leer ya me había echo 3 pajas imaginando a mi dulce nena con otros hombres y todo lo que quería era que llegara nuestra siguiente video llamada para que me siguiera contando sus aventuras.

    Pasaron unos días y al fin estaba de nuevo frente a mi computadora esperando la llamada

    María, mi deliciosa María apareció en el monitor, parecía preocupada y expectante de mi reacción, pero al ver que las alude con total normalidad sonrió y platicamos varios minutos como si nada, nos contamos lo que habíamos hecho durante esas semanas.

    -Gracias por no enojarte, me dijo, me preocupaba que ya no quisieras hablar conmigo y eso sería terrible para mí, dude mucho en enviarte el correo, pero necesitaba decirte al fin todo eso.

    -Linda no tienes por qué sentirte así, te he dicho varias veces que consigas un novio para no estar sola, seria hipócrita de mi parte enojarme al saber que de verdad lo hiciste, además lo que dijiste es cierto, te deje muchas veces sola y era obvio que habría quien quisiera estar contigo y no eres de piedra, cederías tarde o temprano.

    -Te amo, me dijo sonriendo.

    - Y soy sincero, la verdad es que tu historia me excito bastante, mira como me tienes, le dije enfocando la cámara para que se viera mi erección bajo el pantalón.

    -Huy, no me antojes eso, me dijo mordiéndose el labio inferior ¡me dan tantas ganas de sacarle la leche con mi culito!


    -María, desde la vez pasada me dejaste terriblemente intrigado, necesito que me cuentes lo de tus vecinitos

    - ¿De verdad te urge tanto? La verdad yo quiero contártelo mientras veo cómo te atiendes tu solito esa verga rica que tienes y que tanto placer me ha dado

    - ¡Pues adelante, cuéntamelo todo!

    A partir de ese momento María hablo en susurros, pegando sus labios al micrófono para que no la escucharan, yo me puse los audífonos para escucharla con claridad, lo que me dio la sensación de que mi nena me hablaba al oído.

    Llegue a este país con 18 años y sufría mucho por todo lo que deje atrás, mi madre y yo vivimos casi un año en casa de mi tío, su hermano.

    Como ambas trabajamos pudimos ir a rentar un pequeño departamento en un edificio de tres pisos, mi madre trabajaba tanto que apenas estaba en casa y era común que no llegara a dormir, por lo que tuve la sensación de vivir sola, lo que aumento mi sensación de soledad.

    Y los vecinos no ayudaban mucho a alentarme, por un lado casi todos los hombres babeaban al verme pasar, me gritaban obscenidades sobre mu “culote” y parecía imposible que no se me acercaran a hablar con miradas lascivas que me daban miedo, por otro lado ninguna de las chicas del vecindario parecía querer hablarme, creo que envidiaban la atención que recibía por parte de los hombres.

    Me llovían propuestas que claramente tenían como fin el sexo, incluso no falto el que abiertamente me decía que me quería coger y hasta dinero me ofrecían, lo cual no me gustaba para nada.


    Así pues yo vivía solitaria, solo del trabajo a la casa y de regreso, solo había tres chicos que me trataban bien, uno es del que te conté la vez pasada y los otros dos eran sus primos pequeños, los tres vivían en el mismo edificio que yo, el en el primer piso y los primos en el departamento junto al mío.


    No es que yo platicara mucho con los niños, de echo ellos apenas y se atrevían a mirarme a la cara, era muy obvio que estaban perdidamente enamorados de mí y eso me daba mucha ternura pues muy a su manera empezaron a querer seducirme.


    Creo que estaban toda la tarde esperando junto a la ventana, el momento en que yo doblaba la esquina, pues cuando llegaba a la puerta del edificio, los dos estaban ahí parados listos para abrirme la puerta y subir junto a mí las escaleras, siempre detrás de mí pues no soy tonta y ellos obviamente querían ver el bamboleo de mis nalgas mientras yo subía, pero me parecía muy lindo el detalle de abrirme así que los dejaba ver.

    Poco a poco se fueron atreviendo a hablarme –buenas tardes señorita María, me decían a coro al abrirme, me ayudaban a cargar lo que fuera que trajera en la manos mientras me preguntaban cómo me había ido en el día, es un poco triste pensar que por aquel entonces esas eran mis únicas platicas con vecinos.

    Me daban mucha ternura y le estaba agradecida por los detalles, pero no me había ni imaginado hacer nada con estos dos nenes, hasta el día que decidí pintar mi departamento.

    Era un viernes, caminaba por la calle con una pesada cubeta de pintura, dispuesta a pasar el fin de semana pintando, de todas formas no es que tuviera muchas cosas que hacer el fin de semana.
    Me faltaban un par de cuadras para llegar a la casa y mis brazos no daban para más y ya estaba preocupada pues no sabía cómo resolver el problema, cuando escuché un grito a lo lejos.

    -¡Hey idiotas, estamos en medio de un juego no se pueden ir!

    Volví a la mirada para ver qué pasaba y me encontré con que había un grupo de chicos jugando baseball en un campo cercano, los chicos estaban enfurecidos, pues Carlos (14) y Esteban (13) corrían preocupados en mi dirección, abandonando el juego.

    -¡Señorita María le ayudamos a cargar eso!

    -Hay chicos muchas gracias, pero no se molesten, no pueden dejar a sus amigos así.

    -eso no importa, queremos ayudarle, pues usted nos importa much…

    Esteban el menor se quedó callado al darse cuenta de lo que estaba a punto de decir, no pude evitar sonrojarme y como la verdad necesitaba ayuda deje que los dos cargaran la pintura mientras recibían gritos y abucheos de los demás chicos del campo.

    En el camino les conté que iba a pintar mi casa y ellos sin dudarlo un segundo me dijeron que me ayudarían, por más que les dije que eso sería abusar de ellos, ellos insistieron, me dijeron que les encantaría pasar la tarde a mi lado, así que termine aceptando.


    La tarde era muy calurosa, apenas me dieron tiempo de pasar al baño y cambiarme, me puse un pants viejo y holgado, cuando tocaron a la puerta.

    Ahí estaban los dos, ambos vestían camisetas viejas y shorts y tenían cara de nervios, pues era la primera vez que entraban a mi departamento.

    No sé muy bien porque, tal vez fue por estar a solas con dos chicos enamorados de mí, pero me contagiaron sus nervios, lo que me hizo acalorarme bastante.

    Decidimos empezar por la cocina, apartamos los muebles e iniciamos los preparativos de la pintura.

    Poco a poco el ambiente se fue transformando y dejamos los nervios detrás, iniciamos una plática muy fluida e incluso jugamos un poco, lo que provoco que nos marcháramos las ropas de pintura.

    Yo era la más manchada pero aun así me preocupe más por sus ropas.

    - hay chicos, ya se mancharon, de verdad discúlpenme, les juro que les lavaré las ropas.

    - No se preocupe señorita, es ropa vieja, no pasa nada, además fue jugando y usted también se manchó.

    -Si, pero estamos pintando mi casa, ustedes no tendrían por qué arruinar su ropa, creo que lo mejor es que yo termine de pintar sola.

    - no, déjenos ayudarla, no se preocupe por nosotros, queremos seguir con usted.

    - pero se van a manchar más.

    - no importa, es mas ¿le molestaría si nos quitamos las camisetas? Así ya no nos ensuciaríamos.
    Me impresionó bastante que me dijeran eso, me quede de piedra quise decirles que no me parecía correcto, pero las palabras no salieron por mi boca.

    Ante lo cual ambos se despojaron de las camisas sin darme tiempo a reaccionar, mis ojos se abrieron como platos, me sentí acalorada y nerviosa.

    Pues para mi sorpresa ante mí no había dos niños flacuchos, no, eran dos adolescentes con cuerpos marcados por la práctica del baseball.

    Si bien sus músculos no estaban inflados, sus abdómenes, brazos, pectorales y espalda tenían los músculos perfectamente definidos, esto impacto de lleno en mi conchita, la cual se abrió y humedeció al instante, lo cual tenía un tiempo de no ocurrir.

    Me pareció ver cierta mirada de satisfacción en ellos al verme tan turbada por sus torsos desnudos.

    - señorita María ¿usted no se va a quitar la camisa para no mancharse? Me pregunto el menor de los dos, que era el más lanzado.

    Logré reponerme de todo lo que estaba pasando y reaccione.

    - ¡¿y ustedes que creen, que me voy a desnudar así de fácil?! Lo dije casi gritando, pero lo hice así porque me sentía muy nerviosa, un poco asustada, sorprendida y la verdad también algo excitada.

    Pero ellos supusieron que mi tono de voz era por enojo, ambos miraron al suelo arrepentidos y con las caras muy rojas.

    -Perdón señorita, por favor no se enoje no queremos ser groseros, solo queremos que no se manchen sus ropa.

    El recuperar el control de la situación me agrado bastante, verlos temerosos e inseguros me puso más cachonda, así que pensando rápido decidí que me gustaba jugar con ellos, pero debía ser siempre la que controlará todo.

    - ¡no mientan! Ustedes lo que quieren es ver mi cuerpo.

    Vi que de verdad estaban asustados, me dirigieron miradas de arrepentimiento.

    -Por favor discúlpenos.

    -¿Así que es cierto? ¿ por qué me quieren ver? Note que mi voz tenía un fuerte tono de malicia y placer.

    No se atrevieron a contestar ni a mirarme.

    -¿qué pasa? ¿Les gusto? Ustedes dos son igual que los demás hombres de aquí y seguramente solo me quieren por estas, dije palmeándome el culo, solo me quieren coger ¿verdad?

    - ¡no! Gritó el mayor, con los puños cerrados y con tono de recriminación, usted es muy bonita y nos gusta, pero no somos como los demás, nosotros no hablamos mal de usted, ni le decimos "la nalgona"

    -es cierto, dijo el menor con los ojos brillosos, nosotros solo queremos pasar tiempo con usted, ser sus amigos y platicar.

    Fue un balde de agua fría para mí, me enternecieron y me sentí muy mal por haberlos presionado tanto, por haberles hablado así, a ellos que eran quienes mejor me habían tratado.

    Nos quedamos viendo los tres en silencio

    - perdónenme chicos, les dije francamente arrepentida, de verdad les pido disculpas, ustedes siempre me han tratado bien, acabo de desquitarme con ustedes y eso no está bien.


    Ambos me sonrieron aliviados.

    - no tiene de que disculparse, nosotros fuimos muy atrevidos.

    - les propongo algo, dejen de pintar, tomen asiento mientras yo en pago por ser tan lindos conmigo les preparo algo de comer y beber.

    A ellos les gustó mucho la idea, pero me dijeron que no esperarían sentados, que ellos seguirían pintando.

    - ¿a, sí? Bueno pues les propongo esto, si para cuando regrese han avanzado bien, tal vez les de otro premió y me ponga ropa más ligera, les dije guiñando un ojo mientras caminaba a la cocina.

    Ellos me dirigieron una mirada lujuriosa que la verdad me enterneció y me gustó mucho.

    Preparé algo rápido y cuando regrese a la sala no pude evitar admirarme, no solo habían pintado la sala entera, lo habían echó muy bien, no había un solo rincón mal pintado.

    -Wow chicos son increíbles ¡ qué rápidos!

    - es que la verdad nos interesa mucho el premio, me dijo el menor nerviosamente.

    Sonreí, la verdad que se lo habían ganado, me tocaba a mi cumplir mi palabra, les dije que me cambiaría y regresaba.

    - señorita ¿le podemos pedir algo?

    - díganme.

    -¿se podría poner el short café que tiene?

    Yo sabía perfectamente de que prenda hablaban, se trataba de un pequeño short de corredor, de esos que sin muy cortos y holgados, me lo había puesto solo una vez hace unos meses para salir a correr, pero con lo poco que me cubría me sentí asediada por los hombres, así que no lo había vuelto a usar.

    Me sorprendió que ellos lo recordaran y me quedo claro que querían ver lo más posible de mi cuerpo.

    Pero decidí que era justo complacerlos un poco, les dije que comieran mientras me cambiaba y que juntos le daríamos la segunda mano de pintura a la sala, ellos sonrieron nerviosamente.
    No tarde en encontrar los shorts que me pidieron, mientras buscaba que más ponerme escuche cuchicheos en la sala, no entendí que decían pero era claro que los chicos estaban muy emocionados.

    Lo que tuvo un extraño efecto en mí, lo que mezclado con el sentimiento de agradecimiento que tenía por ellos, término por hacerme decidir darles un espectáculo.


    Me despoje de la ropa interior, por lo que no sería muy difícil que mi vagina se asomara por las mangas del short, me puse una muy pegada y ligera camisa de tirantes blanca, con lo que mis pezones se marcaban perfectamente bajo la ropa.

    Y así salí a la sala, deseosa de que los chicos me devoraran con la mirada. Lo que ocurrió inevitablemente.

    Al verme ambos quedaron boquiabiertos, de echo el mayor se atraganto con un bocado de comida.

    Se quedaron en silencio, viéndome con deseo, lujuria y nervios al mismo tiempo, pude notar sus erecciones, pequeñas pero potentes bajo su ropa.

    -¿Les gusta cómo me veo?

    Los pobres que ni hablar podían se limitaron a asentir nerviosamente.

    -Bueno pues cuando quieran, seguimos pintando, dije mientras me les acercaba.

    Se levantaron como resorte y cada uno tomo su rodillo y comenzó a pintar una pared.

    Yo me divertía mucho viéndolos, como trataban de verme con disimulo mal logrado, como entorpecidos ante la visión que les daba, se tropezaban y lo hacían todo con descuido.

    Pero no solo me divertía, la verdad estaba cachondisima, sentía los jugos de mi concha resbalar por mis muslos mezclándose con mi sudor.

    Decidí ir un poco más allá y me puse en cuatro en el suelo con la excusa de pintar la parte baja de una pared, levante bien el culo, sabiendo que ellos debían tener a la vista mis nalgas, perfectamente enmarcadas en el apretado short.

    Sentí claramente sus miradas sobre mí al mismo tiempo que se hacía un silencio sepulcral.

    Giré un poco la cara y los vi, no sé cómo se lograron contener, pues sus expresiones eran ya de locura total, juraría que en ese momento debieron venirse dentro de los pantalones.

    Terminamos de pintar en silencio total.

    -bueno chicos, ya está obscureciendo ¿qué les parece si continuamos mañana?

    Ellos estuvieron de acuerdo en ayudarme a terminar de pintar todo el departamento, si a cambio yo me vestía con poca ropa, les sonreí y les dije que me parecía un trato justo, así se fueron a su casa.

    Me masturbe varias veces esa noche, pensando que ellos debían estar haciendo lo mismo.

    Al día siguiente llegaron bastante temprano a mi casa, los recibí con una lycra negra que se pegaba perfectamente a mi culo.

    Ellos me dijeron que para que no me cansara, yo podía solo pintar las partes de abajo de las paredes, mientras ellos hacían lo demás.

    Me dio mucha risa su ingenuidad, obviamente lo que querían era verme en cuatro toda la mañana, seguramente lo habían planeado toda la noche.

    Decidí hacerles caso, fingiendo que no me daba cuenta de sus intenciones, me puse en cuatro y los deje admirar mi cuerpo mucho tiempo, claro con la condición de que ellos se apresuraran a pintar su parte de la pares y valla que lo hicieron rápido, pero a que se distraían mucho viendo mis nalgas apretadas bajo la licra negra.

    Poco a poco el ambiente además de cachondo se fue tornando divertido bromeábamos, platicábamos y jugábamos con mucha confianza, decidí que yo también quería ver algo, así que les ordene que se quitaran las camisas para ver sus bien formados cuerpecillos de adolescentes y sus muy duras erecciones bajo el pantalón.

    Así los tres nos íbamos poniendo más a tono, incluso en algún momento me atreví a acariciar con la palma de mi mano sus abdómenes, sintiendo sus músculos marcados y como sus cuerpos se estremecían al contacto de mi mano, ellos se limitaban a sonreírme con nervios.

    Yo me debatía por dentro, estos chicos tenían mi conchita bien mojadita y esperando ser cogida, pero me sentía mal por estar así con dos adolescentes, casi que yo esperaba que ellos tomaran la iniciativa para no sentirme mal, pero no se atrevían, pese a que yo no me resistiría a hacer lo que ellos quisieran.

    Cuando llego el turno de pintar el baño, fue hasta ridículo, que entráramos los tres a hacerlo, pues el espacio era muy pequeño, aún así me arrodille en el suelo, mientras ellos muy pegados a mi pintaban las paredes, estábamos tan cerca que inevitablemente mis nalgas se recargaban en sus piernas, yo lo hacía a propósito, para que sintieran mi firme culo contra ellos, incluso con la excusa d que se me cansaban las rodillas me puse de pie en un par de ocasiones empujando mi culo y tallándolo así contra sus vergas, que parecían de metal de lo duras que las tenían.

    Yo de verdad que ya no podía más, gracias a lo delgado de la licra que tenía puesta, sentía como sus vergas se hundían en mis nalgas y quemándome de lo calientes que las tenían, se sentían deliciosos y yo las necesitaba dentro de mí.

    Cuando al fin terminamos el baño, les dije que salieran a la sala, me pare frente a ellos echa una fiera necesitada de verga y les dije que como ya habíamos terminado y ellos habían sido tan buenos, que me pidieran lo que quisieran y en se momento se los haría (si dije haría no daría) mi voz hasta temblaba de la excitación.

    Los pobres se quedaron helados, no se movían ni hablaban, era claro que los tres pensábamos en lo mismo.

    Pero antes de que pudieran hablar, antes de que yo perdiera por completo el control y me lanzara sobre ellos, para chupar sus ricas vergas, tocaron la puerta.

    Ninguno se movió y yo de hecho pensé en no abrir y entregarme a estos chicos, pero la persona que estaba afuera los llamo a gritos, era su primo, había olvidado que hace un par de días había quedado con él.

    No quería abrir, de verdad no quería, pero el primo sabía que ellos estaban ahí y no abrir podría traer problemas.

    Cuando el primo entro a la casa nos vio extrañado, les ordeno que fueran a su casa, ellos salieron con cara de querer matarlo y yo me sentía igual de molesta, pero no encontré forma de correrlo y quedarme con ellos.

    Un par de horas después estaba en el sillón de la casa del primo…y paso lo que ya te conté deje que m cogiera por el ano, gracias a lo cachonda que me habían puesto sus primos menores, por lo que entenderás lo mal que me sentí cuando los chicos entraron al departamento y me vieron en cuatro con el culo al aire.

    Salí sintiéndome una mierda, no solo por la vergüenza, sino porque estos dos chicos habían sido muy buenos conmigo y sentía que los acababa de traicionar con su primo.

    Para este punto de la historia, mi verga ya había explotado un par de veces, escuchando el relato de mari.

    -De verdad que debió ser duro para ellos, le dije a través del micrófono ¿y ya no pasó nada más?

    -Por suerte si, ninguno de los tres nos quedamos con las ganas.

    -Pues sígueme contando mari, que todavía me tienes muy prendido.

    María me sonrió, me dijo que le encantaba contarme esas cosas mientras me veía masturbarme, pero que era difícil hacerlo, pues ella también estaba muy prendida y necesitaba acariciar su vagina, pero no podía por estar en un lugar público.

    -Amor, me dijo, como me gustaría chuparte la verga y beberme toda tu leche, me haces falta, nadie me ha cogido tan rico como tú, quiero tu verga martilleándome la conchita y el culito sin piedad.

    Con esas palabras el movimiento de mi mano se aceleró sobre mi verga.

    -Te extraño tanto, nos dijimos casi al mismo tiempo.

    -Te quiero preguntar una cosa, me dijo. He sido sincera contigo, así que quiero que tú también lo seas conmigo.

    -claro que si preciosa, pregunta lo que quieras.

    -¿tuviste sexo con la señora Ester? Es decir siempre tuve la sospecha, pues pasaban tiempo a solas en su casa y nunca me creí eso de que la ayudabas con la comida.

    Me dio pena hacerlo, pero le dije toda la verdad, le dije que Ester había sido, durante esas épocas, mía por todos sus orificios y no solo eso le confesé que le había ayudado a Ricardo a tener sexo con su mama.

    -¿Qué? ¿Qué? Me pregunto con sorpresa, de ti lo esperaba, digo, si me desvirgaste desde niña, creo de ti lo que sea, pero Ricardo se cogió a su madre ¿Cómo paso eso?

    -jajaj pues te sorprenderá saber que Ester le dio una mamada de antología y dejo que su hijo la penetrara, no solo por la vagina, sino que la sodomizo como loco, solo paso una vez, pero lo mejor es que la señora nunca supo que fue la puta de su hijo por una noche.

    -¡Por dios! ¿A cuántos corrompiste? Me dijo divertida, cuéntamelo todo.

    -Es una historia muy larga mari y ya no queda tiempo de la llamada.

    -¡Rayos! Tienes razón, ya debo irme, pero tenemos mucho que contarnos la próxima vez
    -Pues sí, ambos hemos hecho bastantes cochinadas jajaja

    Ella también rió, me mando besos y se tuvo que ir, de nuevo, como cada semana, me quede viendo la pantalla en negro, sufriendo por no tenerla a mi alcance y sabiendo cuanto la amaba, pero sabiendo que nuestra historia, todavía daba para más.


    …………………..CONTINUARA

  2. Thanks Sirango, shevishev, the masaker Ha dado Gracias por este Post
  3. #2
    Follador Sirango es un faro de luz gloriosa Sirango es un faro de luz gloriosa
    Fecha de ingreso
    01 jun, 15
    Mensajes
    115
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    4

    Predeterminado Re: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

    Sin lugar a dudas la Espera ha valido la pena relato muy completo profesional a mas no poder me gusto primero el contenido bien organizado siguiendo la linea temporal del
    anterior y la vision de cada personaje bien definida la historia excelente como siempre me gusta el tipo de fuente que estas usando le da un aire de libro erotico a la historia sin duda un relato que demuestra lo mucho que haz crecido como escritor desde los primeros que siempre han sido excelente hasta este se nota un salto secular en tu manera de
    escribir sin mas dilacion pues decirte que me encanto y que sigas asi tio y por el que borrara tu relato es un idiota sin perspectiva continua asi esperos resubas todos los
    capitulos y continues esta gran saga Attentamente tu amigo Sirango

  4. Thanks tezcatlipoca12 Ha dado Gracias por este Post
  5. #3
    Principiante mamachochos será famoso muy pronto
    Fecha de ingreso
    10 jun, 14
    Mensajes
    75
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    4

    Predeterminado Re: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

    Siempre me am encantado tu tema y q lo continued me encanta gracias por seguirlo ya lo esperaba ahora quiero saber q mas paso cuando pequeña. Ggg muy buenos creo q.si pudiéramos platicar y te.cuento algo parecido no me crees a yi te paso ase tiempo ami me pasa casi lo mismo por ai va por eso me encantan tus relatos y tu historia no soy tan grande como sabes soy joven y es como algo azi de lo q me espera. O intentar tengo 19 apenas no muy experimentado en esos temas por eso me gustan tus relatos es como si me los contara alguien con mucha experiencia de lo q se puede aser o puede pasar o no saludos aver si platicamos

  6. Thanks tezcatlipoca12 Ha dado Gracias por este Post
  7. #4
    Follador shevishev es un faro de luz gloriosa shevishev es un faro de luz gloriosa
    Fecha de ingreso
    07 ago, 12
    Mensajes
    101
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    6

    Predeterminado Re: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

    Muy bueno el relato, la carta de Mary ha sido genial englobando los años que Mary no ha estado con el, contando sus experiencias con los hermanos, luego has metido magistralmente bien la historia que cuentas de ella siendo pequeña lo has echo muy bien, y luego para terminar lo de los gemelos que lo has dejado en posicion, felicidades y saludos.............................SHEVISHEV..... ............................
    Última edición por shevishev; 04/09/2015 a las 17:52

  8. #5
    Principiante cerox va por un camino distinguido
    Fecha de ingreso
    29 ago, 08
    Edad
    29
    Mensajes
    53
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    9

    Predeterminado Re: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

    No tengo palabra, muy bueno, como siempre contentando a tus segidores, espero con ansias el siguiente relato

  9. #6
    Pajillero eliteweb es una cantidad desconocida en este momento
    Fecha de ingreso
    03 oct, 08
    Mensajes
    29
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    9

    Predeterminado Re: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

    me hubiese gustado que hubieras seguido con la continuación del relato ocho, para mi entender como quedo truncada la historia, bueno es una simple opinión.
    saludos

  10. #7
    Principiante tezcatlipoca12 es simplemente muy agradable tezcatlipoca12 es simplemente muy agradable Avatar de tezcatlipoca12
    Fecha de ingreso
    24 jul, 12
    Mensajes
    56
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    7

    Predeterminado Re: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

    Cita Iniciado por eliteweb Ver mensaje
    me hubiese gustado que hubieras seguido con la continuación del relato ocho, para mi entender como quedo truncada la historia, bueno es una simple opinión.
    saludos
    Tienes razón, con este capitulo se corta de manera abrupta el otro relato, pero al final veras que estoy usando como pretexto el adelantar eventos, para así "rellenar espacios" que no están contemplados en la historia principal, haciendo asi la historia mas completa.

    Debes entender que hubo quienes quisieron que contara las vivencias de Maria ya grande, pero claro que no dejare de lado a la maria niña, de echo el capitulo siguiente, en el cual ya estoy trabajando retomara los eventos con mari de 11, tardeare un poco en subirlo, pues hay muchas cosas que quiero narrar en el siguiente capitulo y creo que la s meteré todas, de tal forma que el proximo capitulo sera el mas largo hasta ahora. saludos

  11. #8
    Follador buhil será famoso muy pronto Avatar de buhil
    Fecha de ingreso
    27 mar, 10
    Edad
    43
    Mensajes
    215
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    8

    Predeterminado Re: Mari una delicia de (20) capitulo 10, los primos traviesos

    Tus relatos son simplemente excepcionales! Disfruto mucho de ellos, si bien se corta el hilo de la trama me haces interesarme
    Todavía más en ella, no sabes cómo me gustaría una foto de nuestra heroína contigo pero sé que es mucho pedir, seguiré leyendo
    Tus magistrales aventuras, y sobre todo gracias!!

  12. Thanks tezcatlipoca12 Ha dado Gracias por este Post
+ Responder tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes