Desde hace ya unos días publique el primer relato y por cosas de tiempo no había podido continuar, para los lectores interesados en la historia de mi pequeña familia, en esta parte contare un poco mas de mi cotidianidad con mis tres hijas

Los días pasan cada vez mas rápido y mis hijas crecen aceleradamente con cada uno de ellos, lo noto especialmente en sus acciones y reacciones en cuanto a sus deberes sexuales para con su padre.

Mi día empieza en las mañanas luego de que Jaque me levante chupándome la verga, masturbándome o simplemente jugando con ella mientras hace fuerzas para levantarse de la cama y empezar su rutina.

Nos besamos profundamente me gusta meterle mi lengua en su boquita, con esos labios carnosos de un rojo natural, que le combina con su tez blanca. A propósito creo que no les he dicho como es mi hija mayor:

Jaque con sus 19 años tiene un cuerpo de modelo, tiene piernas largas y estilizadas, gruesas con caderas anchas que sostienen un culo apretado, redondo que empieza desde su espalda baja donde tiene dos pequeños y sexys hoyuelos y termina abruptamente en sus piernas -el culo perfecto en forma de burbuja!- un abdomen marcado a los lados gracias al gimnasio y los deberes del hogar, tiene senos pequeños -pero no se confundan, son perfectos!- tan redonditos y duros que parecen puestos en su lugar y no que estuvieran colgando de su pecho, con sus pequeños pezones roza apuntando firmes al frente -una delicia- su cabello casi rojizo -heredado de su madre- le combinan perfecto con sus ojos cafe claro, sus labios que sin ningún maquillaje se tiñen de rojo y mas cuando hace calor al igual que sus mejillas, le dan una apariencia tan exuberante y picara, que me dan celos solo con que salga a la calle.

Luego de que Jaque me despierte, me corra o no, ella tiene que estar lista a las 7 para empezar con sus labores de la casa y alistar a sus hermanitas para el colegio, a veces me deja caliente porque por falta de tiempo no me puede hacer correr ella misma, en esos momentos aprovecho para masturbarme yo mismo.

Jaque ya sabe que no puede faltar al horario -ni puede ni quiere- recordando los castigos que le daba antes cuando era una de esas adolescentes rebeldes como las que veía en sus novelas estupidas (la vez que mas me hizo enojar la saque a pasear en la madrugada por el barrio, desnuda y con correa de perro al cuello, caminando en cuatro patas, así entendió que ella es solo un animal si así lo quiero) entonces lo que hace para no incumplir ni el horario ni a mi, es que se cambia lentamente en frente mío, mientras mi mano resbala por mi verga ensalivada Jaque saca el culo, flexiona sus piernas un poco y se agacha para acomodar su panty, su falda o su short, me pone todo su chocho apretado, perfecto y tibio a centímetros de mi cara, esto para que pueda poseerla con mi boca o mi mano si me place o solo tenga placer visual.

Jaque: correte papi.. Mira como tengo el chochito por ti.. O quieres que me abra las nalgas y me de dedito en el culo como te gusta..?

Al ver como mi hermosa hija se abría las nalgas tan sumisa, solo para mostrarme su ano delicioso, tan blanco, tan perfecto -me fascina comerlo y ver como ella se lo penetra con su dedo- tuve que hacer esfuerzos para no venirme, porque ya tenia otros planes para esa corrida matutina.

Yo: uff.. Hija que rico, me encanta verte así.. Antes de irme a trabajar te meto el plug anal.. Te voy a dejar enculada hasta la tarde que regrese... Te quiero encontrar histérica...

Jaque: uy papi me encanta salir a pasear enculada o que me dejes en la casa con vibradores adentro.. Pero si me dejas toda la tarde con eso en el culo.. No me aguan..... -no termino la oración cuando cayó en cuenta que lo que le decía era una orden- SI PAPI LO QUE DIGAS.! -respondió al final-

De inmediato Jaque se puso de rodillas en el piso, alzó su falda, rodó la tanga que recién se había puesto, pego su pecho al piso y con sus manos se abrió las nalgas para ofrecerme su ano precioso.

Jaque: siento mucho lo de ahorita papi.. Hazme lo que tu quieras en mi culo.. Al fin de cuentas es tuyo... Yo soy solo un objeto.. Solo un animal, un objeto.. Lo siento.

En ese momento apreté fuerte mi verga para impedir que la leche salga, Jaque si que sabe humillarse ante mi y eso me excita al limite.

Le metí el vibrador hasta el fondo casi de un solo tirón, al tiempo que mi hija se mordía los labios para no quejarse, las lagrimas recorrían sus rojitas mejillas producto de la brusquedad con la que la encule con ese el vibrador de unos 25 Cm, pero ella solo seguía diciendo:

Jaque: me lo merezco papi.. Párteme el culo, no merezco ni dormir a tu lado por haber pensado en desobedecerte.. Si quieres esta noche duermo en el piso.. O le digo a alguna de las niñas (Paulita o Elena) que te atienda esta noche..?

Para obedecerme es que había criado tan estrictamente a mis hijas y sabia que aunque le estaba partiendo el culo y le dolía, obedecerme era algo que ella disfrutaba y ella lo soportaría encantada.

Deje a mi hija mayor ahí, tirada en el piso como lo que es, con las piernas temblorosas y con espasmos, mientras se secaba las lagrimas, acomodaba su falda y tapaba como podía con la tela de la parte trasera de su tanga el tope del consolador que le metí.

Entre al baño a tomar una ducha rápida, tenia que llevar a mis angelitos, Paula y Elena al colegio y luego a mi estudio.

Cuando baje a la cocina Jaque ya tenia listo y servido el desayuno de las niñas: pan tostado, un huevo revuelto y jugo, al tiempo que mis hijas bajaban por la escalera yo me masturbaba de pie observando bajo sus faldas colegiales.

Jaque: PAULITA.. ELENA BAJEN MAS LENTO QUE MI PAPA SE ESTA MASTURBANDO CON USTEDES QUE NO SE DAN CUENTA..!!

Tras el regaño de la hermana mayor mis hijitas bajaron su mirada y notaron que yo estaba mirando bajo la escalera, entre los escalones, sus culos y sus chochitos gorditos y apretadas de nenita, con esas pantys que tanto me encantaba comprarles para que me las modelaran, blancas de rayas azules y de puntitos.

A Paulita de apenas 11 añitos se le metía su panty de rallas en ese culito tan paradito, se le metía tanto que jalaba la panty por delante y marcaba al tiempo los labios de su vagina, era casi como verla desnuda desde mi perspectiva, toda la tela de su interior de algodón se le pegaba a su vagina y a sus nalguitas, en vez de taparla de las miradas ajenas, la figura y la cantidad de carne de esa nenita solo hacían que su panty le apretara y le enmarcara todo el paquete, todo lo que mas importa en una mujer.

A Mi hija Elena de 15 años le tuve que decir que se detuviera y se agachara en plena escalera, su culo es enorme para su edad y redondo como el de su hermana mayor, ella de inmediato se agacho para que yo pudiera ver como su panty transparentaba la raya de sus nalgas como salía de ese culo y de ese chocho que ahora estaba enmarcado en sus tiernos muslos, una vista perfecta, oscurecida un poco por la opacidad de su falda, le daba un morbo especial a la escena incestuosa.

Ya sentía que me iba a correr, la primera corrida del día gracias a mis bebes, de inmediato me acerque a la mesa y deje caer chorros de mi semen en el desayuno de ambas niñas, leche por todo el plato, semen goteando de los vasos con jugo de naranja, semen en la mesa y semen goteando de la punta de mi verga ya flácida por tanto placer visual, porque aunque no crean era la hora y no había penetrado a ninguna.

Paulita: buenos días papi.. -me saludo con un pico rápido en la boca-

Elena: buenos días papi.. -me saludo con otro beso esta vez mas largo- me encanta cuando te puedo complacer con mi culo papi.. Si lo tengo grande es para ti y por ti.. Porque tu mismo contaste que desde los 5 me lo manoseabas a escondidas de me mama.. Y me gusta mas cuando puedo desayunar así.. YUUMM..!!

Luego de que todos soltáramos una carcajada por las ocurrencias de Elena, las niñas se sentaron a desayunar, se suben un poco sus faldas de pliegues tipo escocesa -creo que así se llaman-, gesto que les enseñe desde mas pequeñas, (señal de sumisión, de que puedo usarlas o verlas si quería) mi hija mayor de desayuno se tragaba el semen que goteaba de mi ya flácida verga, generalmente el primer bocado de jaque en el día siempre es mi semen, ya es tanta la costumbre que a veces se incomoda si no lo saborea en las mañanas.

Al terminar el desayuno las niñas y yo nos dirigimos a la puerta, le doy un beso a Jaque que es como mi mujer, ella me arregla el peinado un poco termina de alistar a las niñas y también les da besos en la boca, tan largos que les tengo que pedir que se detengan antes que me caliente, monto a las niñas en el carro y con el control remoto enciendo el consolador que le deje metido en el culo a mi hija mayor, hasta que vuelva.

Así termina una mañana mas y empieza otro largo día en el auto con mis hijas menores.