Resultados 41 al 50 de 54

Tema: Un camping nudista muy familiar

Ver modo hilado

  1. #1
    Follador veronicca tiene mucho de que estar orgulloso veronicca tiene mucho de que estar orgulloso veronicca tiene mucho de que estar orgulloso veronicca tiene mucho de que estar orgulloso
    Fecha de ingreso
    06 jun, 12
    Mensajes
    152
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    9

    Predeterminado Un camping nudista muy familiar

    Después de 26 años de matrimonio, y dos hijos, mi marido me dijo que quería separarse para irse a vivir con una jovencita de 23 años. El mundo se me cayó encima y con mis 49 años, no veía como podía iniciar una nueva vida para ser feliz.

    Pasé unos meses muy malos hasta que una amiga que llevaba varios años separada, me invitó a irme de vacaciones con ella. Ella solía frecuentar zonas donde se practicaba el nudismo y ya había ido varias veces a playas y campings nudistas. A mi nunca se me hubiera ocurrido ir a un sitio así, pero estaba tan baja de ánimo que me dije que tenía que romper con todo y probar cosas nuevas.

    Mi amiga me llevó a un camping de la costa francesa, en una zona preciosa de playas donde se practicaba el nudismo con total libertad. Al llegar alquilamos una de las cabañas de madera que había allí, y me sorprendió el ambiente que había, muchas familias con sus hijos y abuelos al completo, aparte de parejas jóvenes, maduras y todo tipo de gente, por supuesto todos desnudos deambulando por la zona. Mi amiga ya había estado más veces, pero no quería contarme gran cosa, sólo me decía que lo iba a pasar muy bien, me iba a olvidar de todo y que me iba a encantar.

    Al anochecer pasó un grupo de jovencitos delante de nuestra cabaña a saludarnos. Mi amiga como sabe francés charló un poco con ellos, pero yo no entendía nada. Lo que más me sorprendió es que alguno tenía una total erección mientras hablaban con nosotras, y otros se la tocaban sin ningún disimulo allí delante.

    Cuando se fueron, mi amiga me preguntó que como me habían parecido los chicos, y yo la dije que eran unos críos intentando disimular que me había excitado por primera vez en los últimos meses, de lo que yo misma me sorprendí. Mi amiga sonrió como adivinando mis pensamientos.

    Dando un paseo por allí ya me fijé en más cosas que me llamaron la atención, como se comportaba la gente con total desenfado sin importarles que les miraran. Alguna niña sentada encima de su papá todo empalmado y ella jugueteando con su pene, sin que su madre le diera más importancia, parejas teniendo sexo dentro de las tiendas, e incluso en una zona más apartada una cría chupándosela a uno poco mayor que ella, por lo que no pude evitar excitarme otra vez viendo esas cosas mientras preguntaba a mi amiga que si todo eso era normal allí y ella me dijo que todo eso y mucho más que ya iría viendo.

    Ya por la noche nos dirigimos a las duchas, antes de acostarnos. Estaban bastante concurridas, con las madres, padres y algunos abuelos ayudando a lavarse a sus hijos. En eso que vemos a una señora duchando a su nieto de unos 13 o 14 años y nos fijamos como le enjabonaba el pene echándole la piel hacia atrás tirando de ella. Una señora que estaba al lado nuestro la dijo:

    .- Eso se lo hacía yo a mi nieto también.

    .- Si, es bueno para ellos, porque así se les desarrolla más. Mira ya como la tiene éste.

    .- La tiene hermosa desde luego. Se nota que llevas tiempo haciéndoselo. El mío tiene ahora 16 años y la tiene preciosa. Precisamente pasado mañana lo van a traer sus padres para que esté unos días aquí conmigo. Mis amigas le están esperando con ganas, porque la última vez, ya estuvo durmiendo con alguna de ellas y se lo pasaron de maravilla ¿Tú le haces acabar al tuyo?

    .- Si, ahora si, porque tienen mucho semen, y se quedan muy tranquilos echándolo, y duermen muy bien luego. Este está a punto ya.

    .- La tiene durísima, ¿me dejas hacérselo a mí un poco?

    .- Si mujer, mira que delicia.

    .- En estas edades se desarrollan muy rápido de repente, y haciéndoles esto, se les pone la polla como de un adulto, desproporcionada para su cuerpo, que se te pone cara de tonta mirándoselas.

    Allí había un grupo de niñas duchándose también y se quedaron mirando como se lo hacían al chico, hasta que echó un buen chorro de semen y las niñas exclamaron:

    .- Buuufff, cuanto saca…..

    El chico las mira orgulloso, manteniendo la erección y su abuela las dice:

    .- ¿Queréis probar vosotras también?

    La más decidida dice que si y se la empieza a acariciar al chico para iniciar la masturbación en la que muestra su destreza.

    .- Oye, esta niña ya sabe bien como se hace.

    .- Es que se lo hago muchas veces a mi padre.

    Y otra de las chicas continúa:

    .- Y yo a mi hermano y a otros.

    La más pequeña se queda atrás mirando con mucha atención como lo hacen, y la preguntan las señoras:

    .- ¿Tú quieres también, verdad? Anda, dejarle un poco a ella para que aprenda.

    La niña agarra el pene y por su inexperiencia se lo empieza a mover muy rápido y las otras le dicen: .- ¡Así no!, más despacio, jajaja….

    Y se ponen a ayudarla y entre las tres acaban haciendo que se corra de nuevo el chiquillo, llenándolas de semen las manos, gritando alborozadas:

    .- Buuaaahhhh, mira como le sale todo disparado…..

    Una vez terminado, la abuela se va con su nieto, y se despide de la otra señora y de las niñas que siguen duchándose comentando entre risas lo que acaban de hacer.

    Yo no me podía creer lo que había visto, pero estaba nerviosísima y con un calentón de los buenos, así que le comenté a mi amiga como me había puesto la escena que habíamos visto, y le pregunte si ella había hecho algo así con alguno.

    .- Si, claro, anda, ven, a ver si vemos alguno por aquí.

    Al fondo del pasillo vió a uno de los chicos, con los que había hablado por la tarde y nos fuimos con él. Mi amiga empezó a hablarle en francés y nos metimos para dentro de la ducha. Ella empezó a acariciarle el pene y me invitó a mí a hacer lo mismo y así nos pusimos las dos a masturbar al chico que nos miraba sonriente. Yo estaba excitadísima e instintivamente me metí en la boca toda su polla bien dura, que me la comí con deleite al hacer tanto tiempo que no hacía algo así, además con un crio de esa edad me estaba poniendo fuera de mi y solté un grito de satisfacción cuando le hice correrse en mi boca mientras él me sujetaba la cabeza para que no la sacara.

    Yo, obviamente, me había quedado con ganas de seguir, pero mi amiga me paró y habló con él. Luego me dijo que le había dicho que por la noche fueran a nuestra cabaña él y sus amigos.

    Poco después aparecieron en la cabaña el chico de la ducha y otros tres amigos, teniendo el más mayor 17 años según nos dijo. Mi amiga les dio a beber un poco de vino para calentar el ambiente, y al poco rato ya estábamos acariciándonos con ellos, sintiendo como sus manos recorrían mi cuerpo deteniéndose en mis zonas íntimas, mientras tenía un pene en cada mano masturbándolos y metiéndomelos alternativamente en la boca, igual que hacía mi amiga con los otros dos chicos. Hacía mucho tiempo que una polla no entraba en mi cuerpo y ya estaba ansiosa por recibir alguna, así que me tumbé y pedí a uno de los chicos que se pusiera encima de mi y me follara. Al sentir la penetración, lancé un gemido de satisfacción que debió de oírse desde fuera y empezé a disfrutar de las impetuosas embestidas del chiquillo que tenía encima de mi, hasta que sentí como se corría dentro y se salió luego para que entrara el otro más jovencito, que era más inexperto, pero que me dio mucho morbo enseñarle a moverse dentro de mi y el pobre aguantó poco sin correrse.

    Al lado estaba mi amiga cabalgando sobre el mayor de los chicos, que tenía un pene de gran tamaño para su edad que hacía disfrutar como loca a mi amiga, haciéndola llegar al orgasmo dos veces sin que él se corriera, así que me puse yo encima de él dispuesta a disfrutar como nunca había imaginado que pudiera hacerlo. Creo que mi apasionamiento excito tanto al chico que no tardó en correrse abundantemente, mientras mi amiga me decía que iba a acabar con todos, de las ganas con que lo había cogido, provocando las risas de los chicos

    Al día siguiente, ya más relajadas, nos esperaban nuevas experiencias. Por la mañana fuimos a la playa a dar un paseo y detrás de alguna duna podían verse alguna pareja teniendo sexo, o algún grupito disfrutando a lo grande, como una señora ya mayor, rodeada de varios hombres de todas las edades, a los que masturbaba, y chupaba haciéndoles correrse en su cuerpo, para acabar ensartada por dos machos que cubrían sus agujeros

    Más adelante vimos a dos chicos de unos 20 años que se la estaban tocando uno al otro lo que me llamó la atención porque me dio un morbo especial verlos; ellos nos llamaron y nos pusimos a su lado diciéndonos que no eran gays aunque lo parecieran, que solo estaban esperando que se acercara alguna chica para disfrutar todos juntos. Nosotras les preguntamos que si les valíamos.

    .- Por supuesto que valéis, además a mi me ponen más las maduritas.

    Y allí empezó otra sesión de sexo, en la que se incluyó hasta el sexo anal, al que yo era un poco reacia, pero lo disfrute tanto, que me pegunté el por qué no lo había hecho hasta ahora.

    Al marcharnos le comenté a mi amiga que este lugar era increíble, que nunca hubiera imaginado que existiera, a lo que ella me comentó que todavía no había visto lo mejor, por lo que me quede más intrigada y ansiosa de experimentarlo todo.

    En una zona donde había varias familias juntas, en la orilla estaban los padres con dos chicos adolescentes y una niña más pequeña, que estaba sentada encima de su padre y me pareció ver que su pene estaba dentro de ella y la niña se movía encima de él, por lo que le dije a mi amiga:

    .- Mira, creo que se está follando a la niña, ¿cómo es posible?

    .- Aquí todo es posible. Seguro que no es la primera vez, fíjate que relajada está ella. Vamos a quedarnos un poco a mirar con disimulo.

    Su madre se dio cuenta de que estábamos mirando como su hija cabalgaba sobre la polla de su padre, metiéndosela entera y nos dijo:

    .- Mucha gente se queda mirando cuando la ven, sobre todo los hombres, jajajaja.

    .- Se nota que lo disfruta mucho, además sabe moverse, debe llevar tiempo haciéndolo, ¿no?

    .- Si, fue bastante precoz, como veía a sus primas que eran mayores que ella, enseguida quiso ella también. Y los chicos, ya los veis, están acostumbrados a todo sin ningún problema.

    Mi amiga nos confesó:

    .- Yo ya he estado con alguna familia, pero mi amiga es la primera vez que viene y que ve todo esto.

    .- Pues si queréis, os invitamos esta tarde a nuestra cabaña y lo pasaremos muy bien.

    .- Estupendo, allí estaremos, hasta la tarde (dijo mi amiga sin dejarme decir nada).

    .- Anda, no te quejes, que ya te vi echar el ojo a los chicos. Además siempre suele juntarse más gente y se acaban montando unas orgías de lo más morboso.

    .- Por la tarde fuimos a su cabaña, y efectivamente, al poco rato llegó un señor con una niña de edad parecida a la que habíamos visto y le dijo al padre.

    .- Mira, te traigo a mi hija Úrsula, como habíamos hablado. Ella ha estado con más gente también y la encanta probar cosas nuevas.

    Mientras tanto, él señor ya se ha sentado con la hija del anfitrión, y se pone a juguetear con ella:

    .- Seguro que tú también eres muy caliente, mira como se te abre el coñito nada más tocártelo. Ponte encima de mí, a ver como te entra mi polla.

    Y de esta forma se intercambiaron a sus hijas, mientras las madres también se entretenían con alguno de los chicos, y una de ellas nos dijo:

    .- Anda, animaros. ¿Cuál os gusta?

    Yo le señalé a su hijo menor, que me ponía especialmente por su aspecto aniñado, pero bien dotado y ella misma me lo trajo ya empalmado, por lo que empezé a acariciarle por todos los lados, para que después de besarle profundamente, me puse a chupársela, saboreando cada lamida en su exquisito pene. Enseguida me echó su leche y le pregunté si podía seguir, y me dijo que sí. Era una maravilla tener a estos chicos siempre dispuestos para hacernos gozar, así que abrí las piernas para recibirle en una profunda penetración, mientras otro chico me había puesto su polla en la boca y una de las madres se puso a chuparme las tetas, así que entre todos me hicieron llegar al orgasmo más fuerte de mi vida, a lo qeu influyó también las escenas qeu tenía a mi alrrededor de lo más turbadores y morbosas, viendo a las niñas como cabalgaban sobre las pollas del padre de las otras, formándose una orgía sólo imaginada en las mentes más perversas.

    Después de probar con casi todos los presentes, salimos de allí agotadas pero muy satisfechas, con la seguridad de que habíamos encontrado el paraíso.
    Última edición por veronicca; 16/04/2013 a las 23:44

  2. Thanks el negrote Ha dado Gracias por este Post

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes